Es una singularidad dentro de las funciones de los párpados, donde sus músculos causan una contracción involuntaria produciendo un cierre involuntario de los párpados, de forma crónica, repetitiva y bilateral.

El blefaroespasmo es una enfermedad rara dentro del grupo de las distonías.

Esta patología puede provocar dificultades a la hora de leer o caminar. También pueden llegar a producir deformaciones transitorias en la cara y en los párpados.

Causas del blefaroespasmo.

Su origen es de tipo neuronal. Normalmente se percibe un aumento del parpadeo que cada vez se va haciendo más intenso, llegando al punto de impedir la apertura de los párpados, algo que imposibilita la visión del paciente.

Esta patología suele producirse en personas a partir de los 50 años o con ciertas predisposiciones genéticas.

Síntomas.

Al principio pueden aparecer escozores y parpadeos. En algunos casos más severos, los espasmos pueden ser frecuentes, llegando al punto de invalidar la visión de la persona, ya que los ojos permanecen cerrados la mayoría del tiempo. La persona que sufre esta patología parece que esté ciega, pero realmente hay una gran diferencia, ya que las personas ciegas directamente no pueden ver, mientras que las que sufren de blefaroespasmo sí que ven, pero por contracciones involuntaria del párpado, no pueden llegar a abrir los ojos.

Pueden llegar a existir ciertos factores desencadenantes como el estrés, la luz, la lectura o determinados estímulos motores.

Afecciones similares al blefaroespasmo.

Hay que saber diferenciar entre blefaroespasmo y otras afecciones:

-    Tics en los ojos: son frecuentes en personas jóvenes o niños y pueden afectar solamente a un ojo.
-    Mioquimias orbiculares: son pequeños temblores de los parpados a raíz de las contracciones de la musculatura orbicular. Sólo es perceptible por la persona que tiene esta afección. La mioquimia orbicular se asocia al estrés o el consumo de substancia excitantes.
-    Espasmo hemifacial: es cuando una persona tiene movimientos involuntarios de todo un lado de la cara. Esta patología puede ser ocasionada por una pequeña malformación vascular intracraneal que comprime el nervio facial, irritándolo y provocando estos espasmos.

Síndromes típicos del blefaroespasmo.

-    Apraxia: imposibilidad de abrir los párpados hasta cierto tiempo después de cada espasmo.
-    Síndrome de Meige: es la continuación de los espasmos a otros grupos musculares del rostro, pudiendo llegar a afectar incluso a la musculatura de la garganta o del sistema respiratorio.