¿Cómo ven los colores?


Uno de los componentes del ojo es la retina, que se encuentra en la parte posterior del ojo y tiene como función “proyectar” las imágenes (estímulos) que llegan del exterior. En esta parte del ojo se encuentran los conos y bastones, que son unas células capaces de captar el color y la luz.

Existen 3 tipos de conos, cada uno de ellos puede captar las longitudes de onda equivalentes al rojo, azul, y verde, gracias a su contenido en pigmentos. Gracias a las diferentes intensidades captadas por los 3 tipos de conos, es posible distinguir todos los colores que forman parte del espectro de luz visible.

¿Qué es el daltonismo?

El daltonismo es una incapacidad visual que no permite distinguir determinados colores. Esto es debido a la falta o el mal funcionamiento de uno o más de un tipo de cono.

Podemos diferenciar 3 tipos de daltonismos:

- Dicromatismo: este tipo de daltonismo afecta a los conos encargados de captar el rojo o el verde. Al faltar uno de los dos tipos celulares, el otro se encargará de recoger los estímulos, de manera que serán percibidos ambos estímulos como uno sólo. Las personas que presentan este tipo de daltonismo tienen dificultad para diferencias entre los colores rojo y verde.
Otra variante de este trastorno visual es no captar correctamente los tonos azules, llegando a confundir con frecuencia los colores azul y amarillo.
- Tricromatismo anómalo: en este caso la persona que sufre daltonismo presenta los 3 tipos de conos, pero existe alguna deficiencia en los mismos que impide un funcionamiento totalmente normal.
- Acromatopsia: este es el caso más grave del daltonismo. La persona que la padece aprecia únicamente diferencias en la escala de grises.

Causas del daltonismo.

Esta alteración suele tener un origen genético, ya que se trata de un trastorno de herencia ligada al sexo, es decir, el gen afectado se encuentra en uno de los cromosomas sexuales (el ser humano tiene 46 pares de cromosomas de los cuales 22 pares son autosómicos y un par de ellos sexual)

En el caso del daltonismo, se trata de un gen recesivo ligado al cromosoma X; de manera que todos aquellos hombres que hereden un cromosoma X con el gen defectuoso padecerán el trastorno, por el contrario, en las mujeres, solo padecerán en caso de que ambos cromosomas presenten el gen, lo cual es bastante improbable, ya que requeriría que los dos progenitores portasen dicho gen.
Esto explica el por qué los casos de daltonismo en mujeres no sean muy frecuentes, mientras que aproximadamente uno de cada diez hombres presenten alguna de las formas del daltonismo.