Llega el verano y las salidas a la playa, es de vital importancia aplicarnos crema solar si vamos a tomar el sol y broncearnos, pero no sólo las largas exposiciones al sol son dañinas para nuestra piel, sino también son dañinas para nuestros ojos.

 

Cada hora dedicada al bronceado eleva un 4% el riesgo de desarrollar alteraciones en la estructura del cristalino. La radiación ultravioleta produce un efecto acumulativo que puede desencadenar varios problemas en nuestra visión, como:

  • Problemas en los fotorreceptores.
  • Mala visión de forma progresiva.
  • Degenraciones maculares.
  • La aparición de un tejido que invade la córnea llamado coloquialmente Palmera (Pterigión).

 

Es de gran importancia la forma de elegir correctamente unas gafas sol, si por ejemplo las vamos a utilizar desde las 10:00 de la mañana hasta las 16:00 de la tarde podemos reducir dicha probabilidad alrededor de un 2%. Estas gafas deben llevar el sello de la Comunidad Europea, además de que su adquisición debe estar supervisada por un óptico optometrista ya que es un elemento para la salud visual.

 

Otro aspecto a tener en cuenta es el nivel de la filtración de la luz solar, y debes saber que el color de la lente NO influye en este parámetro. La idea de que cuanto más oscura es una gafa más protege es totalmente FALSA. El precio tampoco es un valor que nos ofrezca calidad en este aspecto.