Un 30% de los escolares sufre disfunciones visuales que pueden relacionarse con problemas en el aprendizaje, estos problemas binoculares como ambliopías y estrabismos provocan sintomas como fatiga visual, malestar y afectan considerablemente a la eficacia de la lectura y el aprendizaje escolar.

 

La lectura es un proceso de aprendizaje que se inicia desde preescolar y continúa durante toda la etapa académica. La manera de transportar toda la información leida a nuestro cerebro es nuestro sistema visual, esto significa que lo más importante en un niño es que vea bien

 

En estas fechas de regreso a las aulas una buena visión binocular puede ser clave entre el éxito y el fracaso escolar. Las familias, además de los profesores, pueden detectar estos problemas visuales mediante unas sencillas recomendaciones:

 

  • Prestar atención si el niño se acerca mucho a los libros o a la televisión.
  • Distracción al leer y baja comprensión de lo leído.
  • Si el niño sufre fatiga cuando está sometido a estímulos visuales.
  • Mala escritura a mano.
  • Si el niño acusa de tener la visión borrosa, tanto de lejos como de cerca.
  • Fijarse en si entorna los ojos para mirar o fijarse en detalles.
  • Observar si adopta posiciones de tortícolis cuando lee o hace los deberes.
  • Hiperactividad durante la clase.

 

En cualquier caso, lo mejor es acudir a un profesional de la visión y realizar un exámen completo.