Seguro que muchos de nuestros lectores (por no decir a la mayoría) ha pasado por la situación de frotarse los ojos y al abrirlos, ver pequeñas manchas de color negro o blancas que se mueven. A esto se le llama "moscas volantes" o más técnicamente, Miodesopsias.

Esto es producido por pequeñas descomposiciones de materia celular que flotan dentro del ojo, pudiendo cruzarse en medio de la trayectoria de luz que llega a nuestra retina. También pueden ser detritos o desechos.

Las moscas volantes que vemos, son, por tanto, la sombra de esas pequeñas partículas que flotan, cuya forma es normalmente lineal, circular o irregular.
Estas manchas se ven con mayor facilidad si el fondo que miramos es plano. Un fondo plano puede ser el cielo azul o una pared blanca.

En caso de que las moscas volantes aumenten en poco tiempo, puede deberse a un desgarro que de lugar a un desprendimiento de retina, por ello, se recomienda en tal caso pasar por la consulta del oftalmólogo para que observe detenidamente el fondo del ojo.