Cuando inmortalizamos un momento mediante una fotografía, ya sea con una cámara o con un teléfono móvil, en la revisión de la foto nos damos cuenta que salimos con los ojos rojos, ¿por qué ocurre esto?

 

Por lo general ocurre por el flash, pero es curioso porque en la misma foto puede darse el caso que no todo el mundo aparece con los rojos y puede dar un aspecto un poco espeluznante.

 

El efecto de ojos rojos es causado por el propio ojo, lo que realmente ocurre es que nuestros ojos están mirando directamente a la cámara de forma alineada, lo que ocasiona que la luz del flash llegue directamente al fondo de nuestros ojos y refleje en las coroides, una capa situada detrás de la retina y que tiene muchos vasos sanguíneos, por eso el color rojo. También decir que esto no es perjudicial para nuestra vista.

 

También se puede dar el caso que en lugar de ojos rojos captemos ojos blancos o amarillos, y esto sí puede ser una alerta para tu vista. Si notas que sales con frecuencia en las fotos con los ojos rojos o amarillos puede ser que haya aparecido en el área de la pupila una mancha blanca llamada leucocoria, la cuál puede significar una infección, un desprendimiento de retina, una retinopatía o cataratas. En cualquier lugar, si notas esta frecuencia de color en las fotos, lo mejor es que visites a tu oftalmólogo habitual.