Cuando cocinamos y cortamos cebolla, no podemos evitar que nos piquen los ojos y lloremos, entonces es cuando siempre pasa por la cabeza la siguiente pregunta: ¿Por qué sucede esto?
Su respuesta es sencilla y se haya en la composición de esta hortaliza, ya que la cebolla posee una sustancia que contiene un tipo de azufre llamado Sulfoxido de tiopropanal.
Esta sustancia es la que provoca que nuestros ojos se nos irriten. El hecho de “llorar” simplemente es un mecanismo de protección para limpiar el ojo de las pequeñas moléculas de azufre que se esparcen en el aire una vez cortada la cebolla.
El radio de acción de este gas es de unos 50-90 cm, de manera que cuando cortamos la cebolla, suele ser de cerca, por ello nos afecta esta sustancia interna de la cebolla.
Por otro lado, los ojos son muy sensibles, por lo que estas partículas les afecta directamente.

Y ahora viene la pregunta que todos nos estábamos haciendo, ¿existe alguna forma de prevenir el lloro/irritación por la cebolla?

La respuesta es sí, existen varias formas de prevenirlo y evitar el lloro o picor de ojos. Algunos de los métodos de prevención son:
-    Usar gafas de agua: con ellas cubrirás totalmente los ojos y se evitarán los gases que irritan los ojos.
-    Congelar las cebollas antes de utilizarlas: exactamente unos 10-15 minutos antes de utilizar las cebollas, congélalas, verás que funciona.
-    Poner una vela: la llama absorberá la mayoría de gases que desprende la cebolla.