Una larga e indebida exposición al sol está relacionada con problemas graves como las cataratas o el glaucoma, por ello os vamos a dar unos consejos para proteger nuestros ojos de los rayos solares y de las actividades más relacionadas y ejercidas durante los meses de verano.

 

Utiliza unas gafas de sol homologadas con filtro UV, las gafas deben bloquear como mínimo el 99% de la radiación ultravioleta y los rayos infrarrojos.

 

Ten cuidado con la crema solar para que al aplicarla no entre en contacto con los ojos, ya que debes aplicarla también en los párpados para evitar quemaduras en esa zona donde la piel es más frágil.

 

Protege tu cabeza y utliza un sombrero para proteger tus ojos del sol directo.

 

Evita bañarte con lentillas puestas, puedes contraer infecciones con más facilidad. No olvides lavar bien tus manos antes de manipular tus lentillas.

 

Toma el sol con precaución, evita las horas centrales del día, la radiación es mayor entre las 10:00 y las 16:00.

 

Hidrata tus ojos con lágrimas artificiales para evitar la sequedad ocular que produce el calor.

 

Bucea con gafas para prevenir irritaciones e infecciones en los ojos.

 

Desmaquíllate a diario con productos especiales para la zona de los ojos.