Existen dos tipos de personas, las que prefieren las gafas, y las que se decantan por las lentes de contacto. Al igual que existen diversos tipos de gafas, también existen diversos tipos de lentillas, según el uso que le vayamos a dar.

Antes de nada, es recomendable acudir a un óptico-optometrista para que nos realice un examen visual, y a partir de los resultados del examen y nuestras necesidades, nos determinará cuáles son las que mejor se van a adaptar a nuestros ojos y estilo de vida.

Dependiendo de las lentillas que vayamos a utilizar, pueden varias muchas características, desde el material de fabricación, la morfología, la capacidad de oxigenación o su vida útil, por ello, no todas las lentillas son iguales.

A continuación, expondremos que tipos de lentillas existen y para qué público va dirigido.

Lentes de contacto diarias.
A este tipo de lentillas también se les llaman desechables y es una opción muy cómoda, y probablemente la más higiénica, ya que una vez se han usado, las tiramos.
Como es normal, las lentillas desechables o lentillas diarias no necesitan ningún tipo de mantenimiento.
Este tipo de lentillas están enfocadas a personas muy activas, jóvenes, deportistas e incluso, para aquellas personas que trabajan en un ambiente de polvo o al aire libre.
Una de las grandes ventajas de usar las lentillas diarias, es que en caso de que nos cansemos de utilizarlas, siempre podremos volver a usar las gafas, y en caso de viajar mucho, y no queremos estar pendientes de las gafas, podemos volver a las lentillas diarias sin ningún tipo de problema.

Lentes de contacto quincenales.
Como su nombre indica, este tipo de lentillas pueden durar hasta dos semanas si nos las quitamos por la noche antes de dormir. Estas lentillas necesitan un kit de mantenimiento para limpiarlas y lubricarlas.
Otra opción que ofrecen algunos fabricantes es que se puede hacer un uso intensivo, llevándolas puestas tanto de día como de noche un máximo de una semana. Pero antes de abalanzarse a usarlas durante todo el día a lo largo de una semana, es recomendable ver con tu óptico si tus ojos toleran este tipo de uso, o si por el contrario te pueden causar molestias.
Lógicamente, una vez pasado ese tiempo, las lentillas se deben de tirar, y empezar a usar unas lentillas nuevas.

Lentes de contacto mensuales y trimestrales.
Este tipo de lentillas son muy similares a las lentes de contacto quincenales, pero con la diferencia de que su vida útil es mayor. Este tipo de producto cuenta con una alta permeabilidad al oxígeno para así garantizar una buena salud ocular y mayor comodidad.
Las lentes quincenales, mensuales y trimestrales están orientadas a aquellas personas que no van a utilizar mucho las gafas, por ello y por comodidad prefieren las lentes de contacto.